Detrás de la cámara

Hayedo de Otzarreta

Hayedo de Otzarreta - Jorge Lázaro

Un bosque de ensueño

Si eres aficionado a la fotografía de paisaje y naturaleza, estoy seguro que has visto fotos de este lugar a decenas o centenas. ¡Y la verdad es que el sitio lo merece! Estamos ante un bosque de hayas de los más bonitos que podemos encontrar en España.

El hayedo de Otzarreta es uno de esos lugares donde cualquier fotógrafo de Naturaleza desea ir por lo menos una vez en la vida. Si a la belleza de los árboles, del pequeño rio y de las hojas en el suelo, le añadimos un ambiente nublado, el lugar se convierte en un bosque encantado envuelto por una magia especial.

Ubicación del Hayedo de Otzarreta

La verdad es que no es nada complicado averiguar la ubicación del bosque. Simplemente ponemos su nombre en Google, y enseguida nos geolocaliza su posición de forma precisa. De todas formas os lo explico por si alguno se despista un poco.

El Hayedo de Otzarreta está situado en la provincia de Vizcaya, en el Pais Vasco (España). La verdad es que la zona es espectacular, y no sólo podemos disfrutar del hayedo, sino también de todo el entorno que rodea este lugar. No es complicado llegar, e incluso puedes aparcar prácticamente al lado del hayedo.

Mi paseo por el bosque

Nada mas llegar al parking, me quité el calzado y me puse mis botas de agua dispuesto a meterme en el río si era necesario para tomar alguna fotografía. Me colgué la mochila en la espalda, cogí mi trípode y empecé a caminar hacia el interior del Hayedo.

Mi intención principal era trabajar la composición de las imágenes, ya que estos lugares son los mejores para practicar diferentes técnicas. De todas maneras, ya que estaba allí, no me iba a ir sin hacer la típica foto del lugar, esa que veis al principio de este artículo.

No tardé ni cinco minutos en encontrar el lugar que tantas veces había visto fotografiado por grandes fotógrafos, así que me metí en el río, planté mi trípode en el agua y me puse a investigar cuál era el mejor ángulo para realizar la fotografía.

Cuando encontré la posición ideal, coloqué la Canon EOS 6D con el EF 16-35mm f/2.8L II USM en el trípode. Configuré el modo de disparo en prioridad a la apertura (AV), con un diafragma de f/11 a ISO 100. Este valor de diafragma me asegura una fantástica nitidez en la captura.

Después coloqué delante mi filtro polarizador y lo giré hasta hacer desaparecer los reflejos en el río. Como la claridad del cielo era demasiado acusada, decidí colocar también un filtro degradado suave de 3 pasos para minimizar el exceso de luz.

Una vez con todo configurado, esperé a que bajara un poquito la niebla y disparé. No podía estar más contento, había conseguido realizar la fotografía que quería y en las condiciones que quería. ¡Un sueño hecho realidad!

Fotografiando el Hayedo de Otzarreta

El bosque es un lugar mágico. Pasear por él, recorriendo los diferentes rincones o metiéndote en el pequeño rio, es fantástico. No debe darte pereza cambiar el objetivo y probar con distintas distancias focales, los resultados pueden ser sorprendentes…

Mira esta otra fotografía. Esta realizada en el mismo Hayedo utilizando la Canon EOS 6D pero esta vez junto al Sigma 70-200mm f/2.8 EX DG APO. Al utilizar una distancia focal más larga, conseguimos comprimir la distancia entre los árboles consiguiendo la sensación de un bosque mas frondoso.

Gigantes del Bosque - Jorge Lázaro

También utilicé el filtro polarizador para eliminar los reflejos en las hojas y saturar el color, junto al filtro degradado suave de 3 pasos para disminuir el exceso de luz en la niebla. Si vas a un lugar así, no dejes de experimentar… De todas las fotos que realicé esa mañana, esta es la que más me gusta.

Consejo final

Cuando visitamos un lugar como este, siempre hemos de ser muy respetuosos con la naturaleza. No deberemos olvidar nada que no estuviera allí y dejaremos todo como lo hemos encontrado. Al igual que si una rama nos molesta, podemos apartarla para realizar la foto, pero nunca cortarla.

Por otro lado, también os aconsejo tener muchas precauciones a la hora de moveros por el bosque. Cualquier rama en el suelo o piedra puede hacer que perdamos el equilibrio y hacernos caer. Y si nos metemos en el río, pensad que es muy fácil patinar y caer.

¿Por qué os explico esto? Pues sencillamente porque ese mismo día, metido en el río buscando el mejor encuadre para una foto, al mover un pie, pisé una piedra y resbalé. Resultado, yo sentado en el río calado de agua hasta la cintura. ¡Fin de la sesión fotográfica!

Por suerte, no me hice mucho daño y el equipo tampoco sufrió ningún desperfecto. Pese a todo, lo pasé genial, cumplí uno de mis sueños, y me traje buenas fotos. ¿Qué más se puede pedir?

Si te ha gustado la fotografía, puedes verla junto a muchas más en mi perfil de Instagram. O Si tienes interés en conocer cómo se ha realizado alguna de las imágenes de la galería, no dudes en pedirme consejo aquí mismo en los comentarios. Ah! Tampoco olvides SUSCRIBIRTE y compartir el artículo con la gente que le pueda interesar…

2 comentarios en “Hayedo de Otzarreta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.