Mis viajes en fotos

Recorriendo la Costa Quebrada

Viaje a Cantabria

Como ya viene siendo habitual, de nuevo hemos aprovechado unos pocos días libres a final de año para poder realizar una escapada en familia y disfrutar de un descanso merecido.

En esta ocasión decidimos viajar a la provincia de Cantabria y conocer la Costa Quebrada. No es la primera vez que viajamos a esta región pero no conocíamos en profundidad esta bonita zona de playas y acantilados dignos de fotografiar.

Para comenzar, decidimos viajar de madrugada para llegar por la mañana al apartamento que habíamos alquilado. Nos levantamos a las 4:00 h, nos preparamos, cargamos todo en el coche, nos subimos y cuando fui a poner el coche en marcha… ¡¡¡Sorpresa!!! Este no quiso arrancar.

Vaya inicio de vacaciones… Tuve que llamar al servicio de asistencia en carretera para que me ayudaran a poner el coche en marcha y después de un rato, por fin pudimos iniciar nuestro viaje con hora y media de retraso. Por suerte, el coche no volvió a dar problemas durante la estancia en Cantabria.

Playa de la Arnía - Jorge Lázaro

A través de Airbnb alquilamos un apartamento en una localidad muy cercana a Liencres, con lo que teníamos acceso a las playas y acantilados más conocidos en unos pocos minutos. La localidad donde nos hospedamos se llama Arce y nos alojamos en un piso que, aunque no tenía grandes lujos, nos permitió tener una estancia muy tranquila y muy cómoda. Totalmente recomendable.

El primer día, después de comer, decidimos visitar algunas de las playas y acantilados que teníamos programados explorar. También, si era posible, aprovechar el atardecer para realizar alguna foto que tenía planificada.

Nos dirigimos a la playa de Portio pero por desgracia el tiempo no acompañaba. Era una tarde de lluvia y mucho aire que provocaba que el mar Cantábrico estuviera muy revuelto y no era aconsejable acercarse a la orilla para buscar algún encuadre interesante.

De todos modos, decidí darme una vuelta por los acantilados en busca del Urro conocido como El Manzano, que aunque parece de fácil acceso, tiene su dificultad cuando te empuja el viento y el terreno está mojado y embarrado.

Esa tarde no fué muy productiva a nivel fotográfico, pero aprendí de forma clara y rápida a qué te enfrentas cuando quieres fotografiar el Cantábrico con malas condiciones climatológicas.

Después de luchar con el mal tiempo y de ir a contrarreloj para pillar algún pequeño rayo de luz antes de que se pusiera el Sol, pude realizar esta fotografía en los Urros de Liencres al que se conoce como El Manzano.

Urro del Manzano - Jorge Lázaro

Bueno, al final el día no terminó tan mal como empezó. Pude realizar algunas fotos interesantes y, encima, estrenaba mi nuevo equipo fotográfico. Regresamos al apartamento a disfrutar de una buena cena en familia y nos fuimos pronto a dormir para poder salir a fotografiar el amanecer al día siguiente.

Fotografía de amanecer en la Playa Canallave

Después de una noche de tormenta en la que se alcanzaron vientos de más de 100 Km/h, parecía que llegaba la calma justo al amanecer. Así que cogimos los bártulos y nos fuimos camino a la Playa de Canallave.

Al llegar a la playa vimos que la marea estaba baja pero el mar todavía estaba agitado por culpa del temporal. Es muy importante tener muy presente el estado de las mareas cuando salimos a realizar fotografías en la costa, ya que nos podemos encontrar situaciones muy adversas.

Playa de Canallave - Jorge Lázaro

Para realizar estas planificaciones utilizo el fantástico servicio que ofrece la web tablademareas.com, que facilita información exacta del estado de las mareas en la fecha y el lugar donde quieres fotografiar. También utilizo una App para mi smartphone que me ofrece la misma información. Esta App se llama Mareas y la podéis encontrar de forma gratuita en Google Play Store.

No creo que diciembre sea la mejor época para realizar fotografías en la Costa Quebrada, ya que el Sol rompe en el horizonte por la tierra, cuando quizás sería más interesante que lo hiciera por el mar. Al tener el Sol prácticamente en la espalda, es más complicado que el cielo se tiña de colores cálidos pero, si es lo que tenemos, hay que adaptarse a ello.

Playa de Canallave - Jorge Lázaro

Por suerte, esa mañana parece que todo se puso a nuestro favor, y aunque no fué mi mejor amanecer, el cielo cogió algo de color que después en el procesado, pude resaltar para llegar a los resultados que estáis viendo en estas fotografías.

Esta playa tiene una gran cantidad de formaciones rocosas, que son muy fáciles de explorar y te dan una infinidad de posibilidades para crear diferentes composiciones. Sin duda es un lugar al que puedes ir en gran cantidad de ocasiones y siempre lograr algo diferente.

Cuando el Sol se elevó demasiado, el cielo perdió esos tonos cálidos. Desaparecieron las nubes y empezaron a aparecer algunas sombras muy duras. En ese momento decidí finalizar la sesión y nos fuimos a conocer la Playa de Valdearenas para disfrutar de un paseo por su orilla.

Playa de Canallave - Jorge Lázaro

Por la tarde, volvió el mal tiempo y en lugar de quedarnos en casa, decidimos ir a explorar otro lugar para ver si podíamos sacar algo de provecho al atardecer.

Nos dirigimos a la Playa de Tagle y al llegar allí nos encontramos con un fuerte temporal de viento y lluvia que no nos permitía casi ni bajarnos del coche. Por otro lado, la playa estaba cubierta de espuma que arrastraba el mar y daba una imagen muy poco favorable al lugar.

De todos modos, exploré un poquito la zona y aunque no hice ninguna foto, en mi cabeza empecé a realizar posibles encuadres por si volvíamos en otra ocasión. Después, fuimos de vuelta al apartamento a cenar y dormir.

Amanecer en los Urros de Liencres

De nuevo, madrugamos para aprovechar el tiempo y hacer fotografías al amanecer. Esta vez decidí volver a la Playa de Portio y caminar por los acantilados para esta vez llegar a los Urros de Liencres desde una posición elevada.

El mar continuaba bastante agitado y el cielo estaba bastante cubierto, así que intenté plasmar eso en una imagen más dinámica de lo que estamos acostumbrados a ver en fotografía de costa.

Mi intención era fotografiar las olas rompiendo contra las piedras, provocando esos grandes saltos de agua tan espectaculares. Para conseguirlo, coloqué la cámara en el trípode, encuadré hacia los Urros, y con velocidades rápidas realicé gran cantidad de fotografías cuando las olas golpeaban contra ellos.

Urros de Liencres - Jorge Lázaro

Tras esta técnica, y después de procesar y fusionar diferentes capturas, logré esta imagen en la que se plasma de forma clara, la bravura del mar Cantábrico en los días de mal tiempo. Esta imagen en particular, me transporta de forma inmediata al momento que pude disfrutar esa mañana en lo alto de aquel acantilado.

Al finalizar la sesión, ya de vuelta al coche, pasamos de nuevo por el Urro de El Manzano y no pude evitar la tentación de volver a plantar el trípode, sacar la cámara, los filtros, y de nuevo fotografiar este fantástico paisaje, que era una de las principales localizaciones que quería visitar durante el viaje.

Urro del Manzano - Jorge Lázaro

Atardecer en la Playa de Tagle

Por la tarde no tenia muy claro a dónde ir. Teníamos mucho cansancio acumulado pero la predicción del tiempo ofrecía buenas expectativas para el atardecer. Nos subimos en el coche y decidimos volver a la Playa de Tagle.

Sí, volvimos a la misma playa que el día anterior y nos encontramos un panorama completamente diferente. La espuma del mar había desaparecido y el nivel del agua dejaba ver las rocas que forman la playa.

Después de probar varios encuadres, decidí subir a un lugar más alto para obtener un punto de vista más elevado que me permitiera meter en el encuadre toda la playa y la Torre de San Telmo, al otro lado del acantilado.

Playa de Tagle - Jorge Lázaro

Por otro lado, el Sol se ponía cerca de donde estaba situada la Torre, así que aproveché para realizar un SunStar cerrando el diafragma y conseguir esa estrella que llama tanto la atención. A todo esto se sumaron las nubes que cogieron algo de color cuando el Sol se quedó a una altura muy bajita.

Fotografía en la Playa de la Arnía

Llegó el último día del viaje y volvimos a madrugar para realizar fotografías al amanecer. Esta vez nuestro destino fue la Playa de la Arnía. Sin duda, este se convirtió en el mejor amanecer del viaje.

Allí, de nuevo nos encontramos con formaciones rocosas que permitieron jugar con la composición, que sumada a la bajamar y la arena totalmente lisa y sin pisar, me permitieron disfrutar de la fotografía como en ningún otro sitio.

Playa de la Arnía - Jorge Lázaro

Es importante tener en cuenta cuando visitamos un lugar así, el ir entrando poco a poco en la playa. Pensad que cuando caminemos hacia el interior de la playa, vamos a ir dejando huellas y si después decidimos realizar una toma desde más atrás, van a salir en nuestra imagen.

Estuvimos durante un buen rato disfrutando del paisaje, del amanecer y del sonido del mar, antes de volver al apartamento para recoger todas nuestras cosas y emprender el viaje de vuelta a casa.

Playa de la Arnía - Jorge Lázaro

Este ha sido el resumen de nuestro viaje a la Costa Quebrada, un lugar que todo fotógrafo de paisaje debería visitar ya que ofrece bonitos sitios a la vez que te permite disfrutar de la naturaleza como en ningún otro lugar. Sin duda es una región a la que merece la pena volver una y otra vez.

Por cierto, en el viaje de vuelta el coche no quiso arrancar… de nuevo. Al principio no quería ir y después no quería volver…

No olvides compartir este artículo con tus amigos, dejar algún comentario y suscribirte a la web para no perderte más artículos como este.

10 comentarios en “Recorriendo la Costa Quebrada

  1. Espectacular la costa Quebrada y el reportaje, preciosa la costa Cantábrica para hacer fotos.
    Muy buenas fotos, un saludo.

    1. Muchísimas gracias!!! Ahora me he comprado una Fujifilm X-T3 con el 16-55mm f/2.8 y de momento estoy muy contento. En cuanto a calidad creo que he mejorado aunque quizás es demasiado pronto para hablar. Todas las fotos de este artículo están hechas con este equipo menos una. La última imagen está realizada con la Canon 6D y el 16-35mm f/2.8 y creo que podrían pasar todas por igual. Mirando los RAW creo que me ofrece más definición en los detalles y la manera de trabajar con las mirrorless es infinitamente mejor para este tipo de fotografía.

  2. En Agosto de 2018 fui a conocerlo en un día soleado y por la mañana. Estuve haciendo todas las fotos que pude del paisaje rocoso que tú publicas y aun con luz de día, hay que reconocer que es un paisaje espectacular. Tengo que volver paro a conseguir atardeceres o amaneceres parecidos a los tuyos, que me han encantado, un saludo

  3. Una vez más me maravillan tus fotos. Esas son las que me hubiera gustado lograr en Hospitalet.
    Lamento haber abandonado nuestro proyecto. A ver si podemos salvar de alguna forma la distancia .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.